Argumentar que somos ineptos con las opciones de privacidad de la principal red social ya no sirve como disculpa. O por lo menos eso ha quedado claro en el juicio por despido improcedente e intromisión en la intimidad de Robert J Sumien, un médico de ambulancia, quien fue despedido por realizar un comentario en Facebook en que decía que los pacientes folloneros merecían “una patada en la cabeza”.

Sumien argumentaba que su antigua empresa había vulnerado su intimidad porque:

1. Desconocía la configuración de su compañero

2. No sabía quien tenía acceso al muro de su compañero

3. No sabía que sus jefes podían leer su comentario

El juez no aceptó sus argumentos ya que Sumien no había demostrado que sus jefes invadieran intencionadamente su intimidad.

Pero veamos los hechos: su compañera de ambulancia, Jan Roberts, comentó en el muro de un compañero que hubiera querido abofetear a un paciente que había llevado recientemente. Después de otros comentarios Jan publicó: “Yes, I DO get upset on some calls when my patient goes off in the house and I have to have a firefighter ride in with me because I fear for MY own safety. I think that is a valid excuse for wanting to use some sort of restraints. Just saying.” y Sumien añadió “Yeah like a boot to the head. . . . Seriously yeah restraints or actual HELP from PD instead of the norm.”.

Tuvieron la mala suerte de que un abogado de la empresa lo leyó, ofendiéndose por su contenido por lo que ambos fueron despedidos.

Sumien los demandó pero su caso fue denegado en varias instancias.

No parece que los comentarios sean lo suficientemente graves para tomar una medida tan drástica. Todo hace pensar que ya existía algún problema anterior.

Lo que si existe es una moraleja en la historia: asegúrate de entender como funcionan las redes sociales y no las uses para publicar algo que no te gustaría que todo el mundo lo leyese incluidos jefes, padres, novios, etc. Aunque tu configuración no permita un acceso general, tus comentarios en otros muros se ajustarán a la configuración que tengan tus amigos.

Para manteneros al día de las últimas amenazas haceros fans de nuestra página de Facebook, un lugar para intercambiar experiencias en torno al mundo de la seguridad.