Nuestro nuevo informe que hemos publicado correspondiente al cuarto trimestre de 2010 sobre los 12 países con mayor producción de spam, “Dirty Dozen” y una vez más no son buenas noticias para EEUU.

Durante el último trimestre de 2010, Estados Unidos ha aumentado su cuota en los primeros puestos y sigue siendo el responsable de casi uno de cada cinco correos basura, un 18,83% del spam mundial.

Mucha gente aún no comprende el papel que juega en la lucha contra el spam, protegiendo sus ordenadores en casa para prevenir que éstos sean infectados.

Lo que no sabe el gran público es que lo creadores de spam no usan sus propios ordenadores para enviar spam, en su lugar crean redes (Botnets) de ordenadores infectados (también conocidos como “zombies”) los cuales pueden ser ustilizados para enviar estos mensajes sin que sus propietarios sean conscientes.

SophosLabs acaba de publicar su último informe sobre los principales emisores de spam en el mundo.

Los 12 principales países emisores de spam, de octubre a diciembre de 2010, son los siguientes:

1.       EE.UU.                   18,83%
2.       India                      6,88%
3.       Brasil                     5,04%
4.       Rusia                     4,64%
5.       Reino Unido             4,54%
6.       Francia                   3,45%
7.       Italia                      3,17%
8.       Corea del Sur          3,01%
9.       Alemania                2,99%
10.     Vietnam                 2,79%
11.     Rumanía                 2,25%
12.     España                   2,24%

Otros 40,17%

España vuelve a ser parte del “top spam” y de nuevo ocupa la duodécima posición. Además, aumenta su porcentaje, hasta el 2,24%, lo que supone ser el responsable de más de 2% del spam mundial (el pasado trimestre fue el 1,8%). Este dato supone el segundo peor del año pasado, frente al 2,4% en el primer trimestre y del 2,07% en el segundo.

España es el único país europeo, junto con Italia, en donde se registra una subida en el porcentaje como productor de spam con respecto al anterior trimestre. Esto es una mala noticia y, más si tenemos en cuenta que este dato en Europa, como continente, ha bajado durante los últimos tres meses.

Por tanto, sólo nos queda seguir trabajando para que los usuarios en España cuenten con todo lo necesario para hacer frente a las amenazas y recomendar a las empresas que mantengan actualizadas sus soluciones antivirus

El spam, cada vez más malicioso

El puesto dominante de EE.UU. en la lista hace destacar el persistente problema que tienen sus usuarios a la hora de ver sus ordenadores amenazados por los hackers, y que permite que sean controlados remotamente con fines delictivos sin conocimiento de sus propietarios.

En Sophos observamos que, si bien son los mismos países los que siguen dominando la producción de spam, la naturaleza de éste es cada vez más maliciosa. Los temas tradicionales, tales como los anuncios de productos farmacéuticos, siguen siendo un tema recurrente, con unas cifras cercanas a 36 millones de estadounidenses que han comprado medicamentos sin licencia en Internet. Pero cada vez hay más correos que propagan malware y phishing y que están utilizando nombres reales de usuario, contraseñas e información personal.

No hay duda de que el spam va a seguir. Sin embargo, las motivaciones y los métodos están en continuo cambio con el fin de que los spammers obtengan los mayores beneficios. Lo que es cada vez más frecuente es el envío de enlaces a páginas web envenenadas. Las víctimas son engañadas para que hagan click en el vínculo de un correo electrónico, y éste les lleva a un sitio que amenaza sus equipos con exploits o con intentos de instalar implantar falso software antivirus.

Los usuarios de la Red deben tomar conciencia de los nuevos enfoques que está tomando la delincuencia informática y de las técnicas cada vez más sofisticadas de spam. Mientras que los spammers continúen haciendo dinero, los usuarios pueden estar seguros de que van a seguir recibiendo correos electrónicos no solicitados y otras estafas en las redes sociales. Para combatir esto, es esencial ser cauteloso a la hora de hacer click en vínculos desconocidos, aunque estén en la página de un contacto de confianza.