Hoy hace diez años que nos sorprendió el virus ILOVEYOU también conocido como LoveLetter o VBS/LoveLet en el que se podía leer en el título del email “ILOVEYOU” y con el sugerente cuerpo de mensaje: “ten la gentileza de revisar la LOVELETTER que te envío”

Realmente fue una ingeniosa campaña de ingeniería social que inundó de emails los sistemas alrededor de todo el planeta, debido a que los incautos usuarios pensaron que recibían una carta romántica o que era algo gracioso enviado por sus amigos o compañeros de trabajo.

Incuso si el inglés no era tu lengua nativa probablemente abrirías el email. Después de todo, las palabras “I Love You” quizá sean las más reconocidas del inglés.

Desafortunadamente, para todos estos usuarios de ordenadores, incluyo bloggers expertos, abrir el archivo adjunto llamado LOVELETTER.TXT.VBS, no desplegó una carta de amor no solicitada, sino que activó un gusano malicioso que se expandía a sus otros contactos de correo electrónico.

Los daños de la infección se estimaron en más de 2.500 millones de euros, afectaron a sitios tan dispares y claves como el Pentágono, distintos parlamentos, compañías como Ford, AT&T, Vodafone, Dell o Axel Springer. En España Iberia, Prisa, Endesa o Telecinco sufrieron este ataque.

Onel de Guzmán fue arrestado por la Oficina Nacional de Investigación de Filipinas, aunque más tarde fue puesto en libertad por la falta de legislación.

El creador del  gusano I Love You fue todo un adelantado, no solo por crear el gusano más extendido de las historia, ni por haber sido un visionario de los ataques de ingeniera social, sino también por haber quedado en libertad por la falta de legislación tanto internacional como local.

Es difícil imaginar que 10 años más tarde sigamos hablando de problemas de legislación.